La cría de gallinas ecológicas aporta mayor seguridad alimentaria

 In Sin categoría

Casas rurales en Navarra



La cría de gallinas ecológicas aporta mayor seguridad alimentaria

Queda zanjada la polémica sobre las gallinas ponedoras: la cría ecológica contribuye a una menor resistencia a los antibióticos.

¿Es la cría ecológica de animales realmente mejor que la cría en batería? ¿O la cría de “gallinas felices” implica una mayor incidencia de agentes patógenos en huevos y poblaciones de gallinas?

Los higienistas de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) han resuelto por fin esta polémica: gallinas y huevos provenientes de granjas ecológicas no contienen mayor cantidad de bacterias que las provenientes de granjas convencionales. Es más, las bacterias detectadas en la cría ecológica muestran mucha menor resistencia a los antibióticos, lo que implica un verdadero beneficio para la salud del consumidor.




La cuestión sobre qué método de cría de gallinas ponedoras es más idóneo ha sido el centro de un acalorado debate durante muchos años. Los defensores de los métodos de cría ecológica afirman que éstos son más respetuosos con los animales, ya que permite a las gallinas cierta libertad que les es negada con el método de cría en batería, como es el hecho de poder rascarse y pasear libremente. Además, el uso limitado de medicamentos en las granjas ecológicas se supone que debería dar como resultado una menor resistencia a los antibióticos en comparación con la cría convencional. Desde el punto de vista del consumidor, la impresión generalizada es que los productos ecológicos son más saludables. Los oponentes a los métodos de cría alternativos, sin embargo, afirman que los huevos ecológicos y las gallinas contienen un mayor número de patógenos que son específicos de la cría ecológica. Hasta ahora, sin embargo, apenas existían estudios científicos que ayudaran a resolver el debate.

“Queremos aclarar el asunto de una vez por todas”, afirma Johann Bauer, director de Higiene Animal de la Universidad Técnica de Múnich (TUM). Por encargo del Ministerio bávaro de Medioambiente, Salud y Defensa del Consumidor, Bauer, veterinario del Centro de Nutrición, Agricultura y Medioambiente Weihenstephan (WZW), investigó los huevos y las gallinas ponedoras de granjas convencionales y ecológicas para determinar la posible influencia del método de cría sobre la salud del animal y la calidad del producto. Con esta finalidad, su equipo viajó durante más de un año por toda Baviera visitando diez granjas ecológicas y diez granjas convencionales en cuatro ocasiones distintas y en intervalos de cuatro meses.

En cada visita, el equipo recogió al azar diez muestras de excrementos y diez huevos.

En total, los investigadores recogieron 800 muestras y 800 huevos que fueron en primer lugar examinados bacteriológicamente en el laboratorio. “Las colocamos en una solución nutritiva en placas de Petri, que introdujimos en la incubadora para ver qué bacterias se desarrollaban”, explica el Dr. Bauer. Los resultados no fueron sorprendentes. Por ejemplo, el equipo encontró que había salmonella en 3% de las muestras, y listeria en 2%. Sin embargo, los investigadores descubrieron que estos niveles eran iguales en muestras provenientes de granjas ecológicas y convencionales. Y ni un solo huevo estaba contaminado con salmonella en su interior, lo que implica que, al contrario que lo que se dice, las gallinas ponedoras y los huevos provenientes de granjas ecológicas no tienen una mayor incidencia de contaminación bacteriológica que los provenientes de granjas convencionales.

Los veterinarios de la universidad alemana incluso fueron más allá: investigaron la resistencia de los radicales bacterianos aislados a los antibióticos más típicamente utilizados en la cría de gallinas, pero también en medicamentos exclusivamente humanos. Esto lo hicieron colocando suspensiones bacteriológicas provenientes de las muestras de las granjas en unas placas que habían sido preparadas con 31 antibióticos diferentes en distintas concentraciones. De esta manera, pudieron observar la reacción de los radicales bacterianos ante los diversos medicamentos. Una comparación de los resultados demostró de forma contundente que las bacterias provenientes de las granjas ecológicas ofrecen mucha menor resistencia a los antibióticos que aquellas provenientes de granjas convencionales.

“De esta forma, comprobamos que la cría ecológica no solamente es mejor en cuanto al bienestar animal, sino que también contribuye de forma significativa a conservar la efectividad de los antibióticos en el futuro, tanto para animales como para humanos”, afirma el Dr. Bauer, director de Higiene Animal de la universidad. Después de todo, es un hecho constatado que las bacterias pueden cruzar las barreras entre los animales y el ser humano. Cuanto menor sea la resistencia de estas bacterias a los antibióticos, más efectivo resultará el tratamiento en caso de enfermedad.

Ver comunicado de prensa en inglés

Recommended Posts
Comments
  • Asier

    Vamos, de lo que pone en el estudio no tenia la menor duda, otra cosa es lo que nos quieran hacer creer lo criaderos convencionales.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search