Ya lo dijo Hipócrates, considerado el padre de la medicina, nacido cinco siglos antes de Cristo: “Que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento”.En nuestras manos está nuestra salud. Comer no es sólo ejercicio de engullir, ni de disfrute de los sentidos. Va más allá. Todos nosotros tenemos en nuestra mano controlar nuestra salud a través de la alimentación. El problema es que no lo hemos aprendido. Nos hemos visto “educados” por la tele, esto es, por las empresas que les interesa que comamos unos productos determinados, no por salud, sino por ganar dinero. Y ahora claro, no sabemos la influencia que tiene lo que comemos, ni tampoco sabemos qué pasa con los alimentos, ya que si vamos a la tienda tenemos de todo, en cualquier época del año. Se nos ha olvidado ya a qué saben las frutas y verduras, porque las de la tienda, sólo tienen aspecto,están camufladas, enceradas, engordadas. Y la carne hormonada, y el pescado envenenado por mares contaminados…
Tampoco muchos de nosotros tenemos la suerte de vivir despegados de esta moda de comer de tienda, con algún familiar todavía viviendo en algún pueblo, de los que saben cultivar la tierra y cuidar de una docena de gallinas y que antiguamente hasta hacían el pan una vez a la semana….

Nosotros hace tiempo que venimos preocupándonos por esto, por lo que comemos, de ahí que procuremos producir nuestra comida, y transformar y guardar en conservas. Nos gusta buscar productos lo más cercanos posible, lo más sanos, y hacer todo lo que podemos en casa.

– Hacemos el pan y la repostería.
– Mermeladas y jaleas.
– Conservas de tomate y de verduras de la huerta
– Pizzas y embutidos
– Infusiones
– Producimos nuestra carne para guisar

Otras cosas que transformamos: pomadas y jabones

Pertenecemos a la Asociación de Consumidores Ecológicos Landare que agrupa a más de 2000 familias. Alli tenemos garantía de lo que compramos, con los criterios también de abastecerse de los productores locales, para poco a poco ir abriendo el círculo.

También hemos ido cambiando nuestra dieta, y a la vez los menús que ofrecemos a nuestros clientes, ya que cocinamos para todos igual: procuramos cocinar con más lógica, que los productos sean de la estación y de la zona, la mayoría de los productos son de producción ecológica, no cocinamos con leche. Nuestros desayunos y cenas procuran agradar al paladar, pero también queremos que sienten bien.
Nos adaptamos a las necesidades de los que tienen alguna restricción o intolerancia: hacemos menús para celíacos, para ovolactovegetarianos, para vegetarianos, para los que no pueden tomar trigo, para los que no toman leche….

En casa tenemos amplia bibliografía sobre la alimentación sana, energética, sobre el vegetarianismo…que os invitamos a que leáis. De todas formas, la mejor prueba de todo es lo que experimenta uno mismo en su organismo cuando introduce otros hábitos, cuando elimina alimentos…

Lo más importante es que tenemos que hacernos CONSCIENTES, sobre todo los que tenemos hijos y hijas, de que una alimentación u otra condiciona mucho nuestra salud, la compromete, además de lo que significa un modelo de consumo u otro. Y todo eso lo transmitimos a nuestros peques, y de todo aprenden, y con ellos se construye el futuro.

Start typing and press Enter to search