Estevia (nuestra planta estrella)

 In cocina, ecología, Huerta

Desde http://www.terra.org/ , nos dan importantes noticias sobre la estevia (la planta estrella de nuesta huerta). Los que habéis pasado por nuestra casa seguramente lo habéis probado.
Si seguis el enlace dan más información.

Controversia en la aceptación y expansión comercial del uso de la estevia
Enero de 2009

En los últimos meses, las autoridades internacionales han empezado a pronunciarse a favor del uso y comercialización de la estevia como edulcorante natural. Sin embargo, algunas de estas comunicaciones han coincidido de manera casi simultánea con el lanzamiento de edulcorantes con estevia patentados por grandes multinacionales. Por otro lado, la previsible expansión comercial de la estevia entraña el riesgo de aparición de productos que incluyan estevia pero con dudosos efectos sobre la salud.

La Stevia podría aceptarse cada vez en más países como edulcorante de origen natural, sin calorías, y con propiedades beneficiosas para la salud. Imagen: European Stevia Association.

El libro “The Stevia Story; A tale of incredible sweetness & intrigue” de Linda y Bill Bonvie y Donna Gatesie, tristemente famoso por ser uno de los libros que la FDA en Estados Unidos consideró adecuado prohibir, e incluso destruir, dado que promovía el consumo de la estevia.

Pese a el gran número de investigaciones científicas sobre la estevia y sus efectos positivos sobre la diabetes y la hipertensión, y la aprobación oficial de la OMS y la FAO, Europa aún se resiste a aprobar este dulce recurso oficialmente. Imagen: European Stevia Association.

Zevia, un refresco endulzado con estevia, es uno de los productos controvertidos que utilizan el reclamo de la estevia como producto natural pese a tratarse de productos convencionales.

Redacción Terra.org. La Stevia rebaudiana es una hierba nativa de América del Sur que resulta naturalmente dulce. Pese a sus muchos beneficios, la FDA (Food and Drugs Administration) de Estados Unidos paralizó la venta de estevia en 1986, y en 1991 defendió que no era adecuada como aditivo para uso culinario, ya que “su seguridad no había sido demostrada de manera adecuada”. Tampoco se permitía su comercialización en el resto del mundo como aditivo alimentario y sólo se podía adquirir como suplemento dietético.

Sin embargo, se ha empezado a superar este vacío regulatorio. A mediados de diciembre de 2008, la FDA comunicó que no tiene objeciones ante las conclusiones de que el rebaudiósido A (rebiana), el componente dulce de la estevia, sea “generalmente reconocido como seguro” (categoría GRAS: Generally Recognized As Safe). La JECFA (siglas en inglés de Joint FAO/WHO Expert Committee on Food Additives), es decir, la entidad mundial que reglamenta las sustancias que son seguras para el consumo humano, también vería como favorable la aprobación de la estevia para su consumo en el mundo.

Esto significa que a partir de ahora, cada vez en más países, la estevia será aceptada como aditivo alimentario y se podrá usar como endulzante comercial o en productos comerciales, aunque será necesario un tiempo para la adaptación de las normativas a este respecto.

Una decisión polémica
Estas decisiones han sido bien acogidas por todos aquellos que desde hace años defienden los beneficios ambientales y para la salud de la estevia. Sin embargo, también es momento para muchos de lamentarse de que, desgraciadamente, tras esta decisión quizá no se encuentre más que el poder de las grandes empresas de refrescos, que podrían así emplear un nuevo edulcorante (más sano, pero igualmente procesado) alternativo al aspartamo para convencer al creciente número de consumidores alertados por las consecuencias nocivas de ese edulcorante artificial. Por ello, critican que, aunque la decisión tendría consecuencias positivas para la salud y para el medio, no se habría tomado en base a estas premisas, sino considerando principalmente los intereses económicos de estas grandes empresas.

El Comité Conjunto de Expertos FAO/WHO, ya en 2004 habría asignado un ADI (Ingesta Diaria Aceptable, por sus siglas en inglés) temporal para los glicósidos de esteviol (esteviósidos, rebaudiósidos A y C y otros principios que se encuentran en la planta de estevia), a la espera de informaciones adicionales sobre efectos farmacológicos en humanos, sobre los métodos de análisis y composición de todos los glicósidos de esteviol y otros principios o sobre el proceso de manufactura o la estabilidad del aditivo en alimentos ácidos y bebidas. Tras las informaciones presentadas, el Comité, en su 69ª reunión –efectuada en junio de 2008–, habría dado un ADI para los glicósidos de esteviol de 0-4 mg/kg de peso corporal. En mayo de 2008, la revista científica Food and Chemical Toxicology también había publicado un estudio que establecía la inocuidad de la rebiana en bebidas y alimentos.

A partir de estas novedades, se planteaba un nuevo horizonte comercial para los productos de y con estevia. A finales de 2008, las grandes multinacionales Cargill y Pepsi Co. ya tenían listos y patentados unos nuevos edulcorantes, que contienen un extracto de Stevia (el rebaudiósido A o rebiana): Truvia (un endulzante de mesa que ya se comercializa en EEUU y que sería utilizado por parte de Coca-Cola) y PureVia (producida por Whole Earth Sweeteners para Pepsi Co, que ya endulzaría una nueva bebida light como es SoBe).

Estas compañías, que habrían estado cooperando durante varios años en la investigación y desarrollo del nuevo edulcorante, que según ellas cumplía los requisitos y especificaciones de la JECFA, pretendían lanzar sus nuevos productos a finales de año, e incluso se temía que lo hicieran sin esperar la aprobación de la FDA, empezando tal vez por su comercialización en los países en los oficialmente la estevia sí sería considerada un alimento, mientras que en el resto trabajarían para tratar de conseguir las autorizaciones necesarias.

Ello hace que la rápida decisión de la FDA tras un silencio de más de 15 años sobre la estevia haya dejado muchas dudas, tanto sobre los motivos de la decisión como sobre el papel de este organismo. Técnicamente, la FDA habría realizado unas cartas de “no objeción” a la auto-afirmación de algunas compañías del estado de GRAS de la estevia. Ello no garantiza la aprobación oficial de la estevia (de hecho, en principio, la FDA estaría a la espera de más informaciones y sin intención de avanzar en la aprobación oficial de la estevia), aunque se abre una nueva situación en la que la FDA afirma que no se opone al hecho de que compañías la usen en comidas y bebidas.

Muchos ven en esta postura de la FDA cómo ésta habría sucumbido a los intereses y a la presión ejercida por parte de las grandes corporaciones. Otros se preguntan si tiene sentido una organización que no podría enfrentarse a las grandes compañías (pues habría lanzado una resolución vaga y con urgencia para no perder credibilidad ante la realidad de no poder parar los pies de estas grandes empresas) y que carecería de unos criterios fuertes para su toma de decisiones.

Endulzante sin calorías, ¿y sin problemas?
Este paso más en la aprobación de la estevia aparentemente redunda en beneficio de los consumidores, ya que se podría reemplazar al aspartamo, un edulcorante artificial químico relacionado con numerosas dolencias y que muchos consumidores informados ya no quieren consumir. También es una buena noticia para los diabéticos y para todos aquellos que buscan productos más sanos, endulzados con un extracto vegetal en vez de con un producto químico se síntesis.

Sin embargo, varios de los nuevos productos que comienzan a salir al mercado, como los mencionados Truvia y Purevia, son muy diferentes de los extractos de estevia o similares que se acostumbraban a encontrar, con suerte, en herboristerías y tiendas de dietética.

Uno de los motivos es que se trata de productos patentados, algo que en principio no sería posible si no incorporaran alguna molécula sintética (sin introducir elementos artificiales, no podrían haber recibido la patente), por lo cual no podrían ser considerados totalmente naturales.

A partir de ahora, es de prever la aparición de más productos endulzados con estevia en las tiendas, así como fórmulas que combinen estevia con otros endulzantes. El objetivo en todos ellos sería conseguir más dulzor con menos calorías y un índice glucémico inferior, pero habría que vigilar la mezcla de extractos naturales de estevia con otras sustancias, que podrían ser artificiales.

Así, por ejemplo, Truvia contiene rebiana (extracto de estevia) y erythritol (un alcohol) y Purevia contiene rebiana, erythritol e isomaltosa. El endulzante de Cargill Zerose está realizado con estevia y erythritol, y Zsweet es un producto similar comercializado en UK y EU. Otro nuevo refresco que contiene estevia y en el que ésta forma parte de su imagen y comercialización, es Zevia, que también contiene erythritol.

Diversos expertos recomiendan que las personas preocupadas por su salud, y que precisamente por ello se interesan en la estevia, deberían asegurarse de tomar estevia inalterada y no una combinación de endulzantes y químicos. Por ejemplo, el erythritol es un alcohol de azúcares al que se asocian diferentes efectos en la salud no deseables, similares a los de otros edulcorantes sintéticos comercializados hasta ahora como el aspartamo. Sin embargo, en la publicidad se destaca el contenido en estevia mientras que se intenta no mencionar el resto de ingredientes.

Así, se prevé que el aumento del interés en esta planta revolucionaria y del uso comercial de la estevia facilitará el acceso a este recurso, pero también supondrá la aparición de productos que, aún conteniendo esta sustancia natural, tengan tantas desventajas ambientales y de salud como otros productos convencionales que precisamente se intentaba sustituir. Además, lamentablemente, estos productos o fabricantes se beneficiarían de la publicidad y el trabajo hecho para dar a conocer y crear demanda de este dulce recurso natural durante años.
Es por ello que otro de los retos pendientes tras esta nueva situación es recordar, por ejemplo, que todos los productos que contengan estevia no tienen porqué ser saludables (sería el caso de, por ejemplo, los refrescos) y no olvidar la necesidad de continuar informándose para poder diferenciar los diferentes productos y los beneficios para la salud y el medio de la estevia en las diferentes formas en las que podremos disfrutarla.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search